El papel clave del transporte de mercancías para salir de la crisis


Jueves, 26/11/2020 por Cadena de suministro

Los cambios poblacionales y de consumo marcan una tendencia hacia naves logísticas más sostenibles y humanas, según un estudio de JLL.

El factor humano es un elemento fundamental para el sector logístico, que intenta mejorar instalaciones con el fin de retener talento frente a otros competidores.


A este respecto, un informe de JLL señala que las naves logísticas se están adaptando a pasos agigantados a las últimas tendencias globales en materia de construcción, operatividad y diseño a partir de cuatro megatendencias.


Por un lado, el envejecimiento de la población mundial puede acentuar la escasez en la mano de obra, lo que impulsará la presencia de robots y la automatización de los procesos en las naves, algo que, por su parte, acentuará la necesidad de trabajadores cualificados que supervisen el proceso de producción y entrega.


Esta situación obligará, según el estudio, a promotores, inversores y operadores a mejorar las condiciones de los almacenes y a ofrecer una variedad de servicios a los trabajadores.


Por otra parte, la creciente urbanización acentúa las necesidades de contar con instalaciones adecuadas para la logística urbana, una tendencia que se desarrolla en paralelo con el crecimiento que paulatinamente registra en comercio electrónico.


En este ámbito, serán cada vez más necesarias instalaciones idóneas dentro de las ciudades y sus alrededores, que les permitan atender a sus clientes de manera eficiente y cada vez más rápido, con desarrollos que pueden realizarse en varios niveles y que pueden ofrecer unas rentabilidades mayores que los activos más grandes ubicados fuera de las ciudades.


De igual manera, la sostenibilidad plantea enormes desafíos en cuanto a la estrategia de descarbonización de la economía e impulsará cambios en el diseño y las características de los almacenes logísticos que habrán de dar respuesta a la necesidad que muchos operadores tienen de reducir sus emisiones de carbono a cero.